¿Independencia o Libertinaje?

Luis MartinezDestacadas, Noticias & Eventos

¿Independencia o Libertinaje?

El pasado 20 de Julio, toda Colombia conmemoraba y festejaba el día en el que, hace precisamente dos siglos, miles de personas dejaron atrás sus miedos y se confrontaron a capa y espada contra los tiranos españoles, el día en el que muchos afirman, que los criollos, en sí, se cansaron de más de tres siglos de opresiones, negligencias e injusticias. Todo esto con una única  finalidad;  lograr ser una república basta e  imponente. Por otra parte, conseguir que toda una nación se uniera para llegar a obtener un objetivo, que en ese entonces, parecía imposible, utópico o irreal; puesto que, los criollos soñaban con una forma de gobierno imparcial, equitativa e incluyente, algo que los españoles jamás pensaron en ofrecerles a esas “razas inferiores e impuras”.

Pero tristemente, si repasamos la historia  de esa inmensa y esperanzadora república y miramos detenidamente hacia atrás, podríamos atrevernos a decir arriesgadamente que, tanto esfuerzo y ahínco empeñado en ese movimiento revolucionario e independentista fue completamente en vano teniendo en cuenta nuestro presente, ya que, se podría decir que los criollos, lo único que alcanzaron fue el éxodo forzado de los españoles en un corto período de tiempo, conservando exactamente el mismo régimen tirano que ejercían los hispánicos.

¿Por qué? Las razones en cuestión, son entre otras porque nos hemos convertido en un país denigrado por la política, olvidado por el Estado y lo más humillante de todo, administrado a placer por un sistema evidentemente oligarca. Muchas personas, hoy en día, llegarían a afirmar que, simplemente, en estos doscientos largos años transcurridos, lo único que ha pasado es el cambio de poder de los españoles a las familias adineradas que se han mantenido en el poder generación tras generación hasta la actualidad.

Y esto es claramente, la muestra física y moral, de cómo todo ideal inculcado en la época de la independencia se ha desvanecido a través de las mentiras, la corrupción y las desigualdades, transformándose finalmente, en lo que nadie, en ningún momento de ese 20 de Julio de 1810 imaginó, un país con una incontable pobreza, una inequidad social incuestionable, y finalmente, lo más preocupante para todos; un futuro visiblemente nublado e incierto.

No obstante, aún las esperanzas recaen en distintas personas, como en algún momento se afianzaron de los ideales de personajes como Simón Bolívar,  Policarpa Salavarrieta, o algunos más actuales como  Jorge Eliecer Gaitán, Luis Carlos Galán y hasta el mismo Jaime Garzón;  sin embargo, podemos concluir qué, el problema que se vive actualmente no está en las ideas que se fomentan a través de la población, sino que, sencillamente, en quién las lleve a cabo. Y en este preciso momento, en Colombia, se necesitan  líderes  honrados e incorruptibles, de trayectoria irreprochable, que se hagan cargo de manejar el navío colombiano y que lo saquen de la tormenta que ha vivido durante siglos. Así, seguramente, con un líder de dichas características, añadiéndole una ciudadanía activa, consciente e interesada, que ejerza de buena forma su derecho al voto, considerado la mejor arma del ciudadano, muy posiblemente, existirá un cambio, y al fin, los colombianos con orgullo y satisfacción, declamarán al mundo que Colombia, ha obtenido su independencia.

Por: Tomás Tarazona Grado  11 B.